Decoracion-hogar - Estancias

ESTANCIAS DE ESTILO CLÁSICO


Aportar equilibrio, armonía y calidez a los diferentes espacios, con un diseño de interior de estilo clásico contemporáneo, es una manera de diseñar los interiores y espacios, de una manera exclusiva y que nunca pasa de moda.

Dependiendo del tipo de construcción y del estilo de la estancia, se pueden integrar ; mobiliario y textiles que acompañen y que estos transmitan la sensación de calidez y originalidad.

La pintura decorativa, en este tipo de espacios incluye oros, platas, óxidos y decapados.

Los espejos también son un detalle a tener en cuenta para crear ambiente. El marco no tiene porqué ser especialmente distinguido; incluso puedes acoplarlo en la pared como si formara parte de ella y enmarcarlo con la misma moldura que las de puertas y ventanas.

A los muebles de estilo clásico reinventado se le añaden colores vivos y diferentes.

Los tonos pastel, rosados y grises, junto con los vainilla, son los más propicios para conseguir una atmósfera como la que te sugerimos. No hay razón para impregnar cada tejido con el color total. Bastarán ligeras pinceladas para conseguir una atmósfera delicada.

Los textiles con dibujos campestres ayudan a consolidar el ambiente. Los motivos florales con escenas bucólicas también. Un color como base te servirá para ir combinando con otros de gama neutra y marcarte una dinámica que no distorsione.

GRISES Y PLATAS

Así, para aquellas que quieran dar a su estancia un toque romántico, pero neutro, elegante y sin estridencias, nada mejor que jugar con los negros, blancos, grises y platas..

Los suaves tostados y crudos dan a la habitación un toque más cálido. En los complementos se puede añadir un guiño dorado, que lejos de recargar el ambiente, ofrece al conjunto un aire armónico muy agradable.

La gasa, el lino y el terciopelo son también texturas comprometidas con el romanticismo y el estilo clásico.

En los textiles, las sedas, terciopelos y linos gruesos, embellecen y acompañan a las estancias en la armonía de la decoración.

La forma de los sofás y sillones puedes adaptarla a estilos de decoración de siglos anteriores, sin que por ello debas incorporar maderas nobles. A los sillones estilo Luis XVI puedes incorporarles una tapicería que combine con tus muebles más actuales.

Como complemento, los candelabros pueden servirte para añadir ese toque especial. De cristal o imitando plata, no los elijas excesivamente grandes, si el espacio no lo permite. Olvida tu lugar habitual. Si optas por los que son más generosos de tamaño, el suelo puede convertirse en una gran idea.